Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Blog

Fundacion Sonrisas / Noticias  / Sonreí con Libertad: Sonia y su Sonrisa.

Sonreí con Libertad: Sonia y su Sonrisa.

Sonia Taiba trabaja como jornalera en construcción y es madre de cuatro hijos, que son la alegría y motor de su vida. Pero a pesar de la alegría de tenerlos, hace 3 años se negaba a sonreír.

Sonia siempre ha sido una mujer de gran esfuerzo que ha trabajado por conseguir sus metas. Por eso, cuando perdió algunos dientes frontales se propuso pagar un tratamiento que le permitiera recuperar su sonrisa. Nos cuenta que “trabajaba limpiando la casas de mis amigas, planchando o haciendo lo que necesitaran. Algunas me ofrecían apoyarme con dinero diciendo que a ellas algún día podrían pasar por lo mismo”, pero ella no aceptaba, porque estaba determinada a pagarse su tratamiento.

Sonia logró juntar el dinero necesario pero desafortunadamente el tratamiento no resultó efectivo. Desde ese momento, comenzó a tapar su boca.

Nos cuenta que “la gente no se daba cuenta de que me faltaban los dientes, yo no sonreía nunca y cuando lo hacía, que era muy raro, me tapaba la boca. Incluso uno de mis jefes le preguntó a mi supervisor que por qué no me sonreía. Él me pidió que me riera, yo me negué pero él insistió hasta que tuve que mostrarle mi dentadura. Él se disculpó porque no se esperaba eso y me dio ánimo a hacer algo por mis dientes”.

Sonia jamás perdió la esperanza y cuando a través de un convenio con Sonrisas entró a su tratamiento de rehabilitación nos comenta que “jamás faltaba, aunque lloviera a mares, porque sabía que era importante para mi y el esfuerzo del dentista era algo que no podía dejar de apreciar”.

Ahora con su sonrisa radiante nos dice: “he recuperado mi personalidad, doy mi opinión sin tapujos  y siempre le digo a los trabajadores de la constructora en la que trabajo que cuiden su salud bucal y que le den la importancia que tiene”. Ella nos cuenta que ya no se aísla y que cuida su imagen como lo hacía antes, lo que la tiene muy contenta.

Sonia se siente una embajadora de la sonrisa. Nos comenta que se preocupa de que su familia, y especialmente sus nietos, cuiden y valoren su salud bucal, porque es un herramienta de desarrollo fundamental. Además,le preocupa la mala salud bucal de Chile, y reconoce que es un problema general del que el Estado debe hacerse cargo, pues diariamente ve el daño  en la constructora en la que trabaja.

Cuando le preguntamos sobre cuál sería el mensaje que ella daría en el día de la salud bucodental y felicidad nos dice: “yo con la sonrisa recuperé el optimismo y quiero que muchos más vivan esto”. Por eso, como embajadora de la sonrisa, Sonia hace un llamado al Estado a reconocer el valor de la sonrisa en Chile y a que entiendan que la sonrisa es un reflejo de felicidad al que muchos se ven obligados a renunciar.

Porque una sonrisa cambia una vida, pero muchas transforman un país.